30 ene. 2013

El manuscrito Voynich

Hoy vamos a hablar del Manuscrito Voynich, un libro de esos misteriosos que nadie sabe exactamente de qué van, pero dan para todo tipo de rumorología.

En 1912, el anticuario Wilfrid M. Voynich compró una serie de manuscritos medievales en algún lugar de Europa, que incluían un códice de 234 páginas, ilustrado, y escrito en una caligrafía desconocida.

Voynich llevó el manuscrito a los Estados Unidos y comenzó una campaña para descifrarlo. 100 años después, aún no se ha comprendido ni una sola palabra de este puzzle criptográfico.

Junto al manuscrito había una carta en latín, fechada en 1666, de Johannes Marcus Marci de Kronland, que fue rector de la Universidad Carlos de Praga, dirigida al jesuita Athanasius Kircher de Roma, ofreciéndole el manuscrito para que intentara descrifrarlo, mencionando que lo había comprado al Emperador Rodolfo II de Bohemia (1552-1612) por 600 ducados de oro. Igualmente, indicaba que creía que el manuscrito era obra de Roger Bacon.

El manuscrito se hizo famoso cuando William Romaine Newbold propuso en 1920 una solución que indicaba que el autor era realmente Bacon, y que Bacon no solo los había imaginado, si no que había construido microscopios y telescopios. Finalmente esta teoría fue demostrada falsa.

Se ha sugerido que el manuscrito podría ser un herbolario, con plantas desconocidas, un códice alquímico, que habla de cosmología, que describe la energía nuclear... pero el caso es que, hasta que no se descifre el lenguaje, no se sabrá con exactitud.

El manuscrito se encuentra en la Universidad de Yale, en su Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos, y se puede acceder a él, ya que está digitalizado.


Podéis leer más información en la Wikipedia.